Galería

Galería

Balsa, plumilla, nogalina y tinta china

De todas las artes, oficios, aficiones, obsesiones, etc la caligrafía es seguramente la que más me atrapó y la que sigue proporcionándome mayores alegrías.
He sido durante más de 20 años creativo publicitario y nunca pensé que nada pudiera ser tan adictivo como el vértigo de sacar ideas de donde ya nadie espera nada.

Estaba equivocado. Las letras bonitas, la bella escritura me producen sensaciones tan intensas como aquellas. 
Seguramente aderezadas por la increible sensación de crear con herramientas elementales. Sin pantallas, sin teclados, sin aplicaciones ni clics.
La caligrafía es la distancia más bella entre dos puntos.

 


creado en Bluekea